martes, noviembre 22, 2005

Gotas (o derramando calurosidad)

El sudor me humedece la espalda. Me la recorro con una mano esperando, no sé, alejarme el calor. Un gota me queda en el índice. La miro fijo. ¿Sentirá? ¿Sabrá lo que siento yo al verla, al tocarla, al saber que me patina por la espalda?
Sacudí la mano y voló. Nunca volvería a verla pero había más, idénticas, infinitas.

"Si la idea de Dios no es conocida en estado de naturaleza, debe tratarse, pues, de una invención humana."
Umberto Eco.

2 comentarios:

Idoru dijo...

Soy de la minoría de esas a las que le encanta el invierno, no puedo decir lo mismo del verano, y justamente ayer hablábamos con mi novio, no se si es el calor o el sudor lo que mas odio, todo ese pegote. Pobres Gotas! Pensar que fueron parte de uno, no ¿?

Niño Errante dijo...

idoru: soy partidario del invierno. Y el tema del verano causa las mismas reacciones que el peronismo.
Pobres gotas, son libres luego de años y años de pertenecer a este esperpento.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...