martes, febrero 24, 2009

Iniciación

-Eso que ves allá son cabezas -dijo-. Lo sé porque yo estuve ahí una vez, hace mucho. Cabezas extraviadas en la profundidad del mar que sufren preguntas que no tienen respuesta. Míseros puntos que piensan y se pierden en sus pensamientos.
Pero son mucho más que puntos, pensé.
-Eso que vés allá son incógnitas y también deseos -agregó-, puras intenciones que muchas veces se frustran.
Cada uno es un punto, una isla y un mundo. Cada uno un universo y, en medio, interrumpiéndolo todo, un abismo de miedo, pensé.
Pero había más. Ambos lo sabíamos y lo callábamos. Había algo mucho más poderoso que nos llamaba entre el estruendo de las olas; una voz que daba miedo y, al mismo tiempo, llenaba el cuerpo de coraje, blindándolo contra la duda. Una voz suave y vidriosa y, como el mar, afilada.
Él no dijo más, se calzó el traje y empezó a nadar. Yo me quedé un rato en la arena, sintiendo en mis pies la aspereza de su granos. Había una fuerza en el aire, una mano que me empujaba hacia el mar. Poco a poco vencí la resistencia y me dejé llevar.

Muchos años después yo también dije:
-Eso que ves allá son surfistas, almas libres, como pájaros en la sal -Mientras se los señalaba, justo antes de meternos.

3 comentarios:

Limada dijo...

Yo soy un tarro de dudas e incertidumbres.

Barbie dijo...

Por tu descripcion, debería iniciarme en el surf...

Niño Errante dijo...

limín: ¡qué juerza tiene la palabra tarro!
barbie: ah, pero tengo cuidado; una vez que le agarraste el gusto, juiste.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...