martes, noviembre 28, 2006

Mirando

La gente que camina por la calle arrastra sombras.
Son cristalinas como vidrio nuevo.
Pero a veces, las sombras se vuelven negras y pesadas.
Cada quien es dueño de llevar consigo la oscuridad que se le cante, el problema surge cuando intentan pasártela.
Suficiente tengo con vivir en Buenos Aires.
Gracias viejo, ya colaboré.

5 comentarios:

Paréntesis dijo...

muy bueno errante.
besos

Niño Errante dijo...

Le agradezco.
Cordialmente,
Yo.

mi otro yo dijo...

Me dejaste la sensacion despues de leerte. que las sombras son cargas, que las cargas a veces son los otros y que basta con nosotros como cargas como para andar cargando y asi.
En fin me voy con mi enrosque te dejo saludos!

Anónimo dijo...

Muy lindo, realmente.

Es feo que la gente no quiera admitir sus pesares y los pretenda adosar a nuestras espaldas.

Afrontémos cada uno nuestros propios males y seamos libres de darles un final, con la frente en alto. Después de todo, son MIS sombras, no?

Le dejo un saludo.

Niño Errante dijo...

Todos tenemos alguna carga y, como bien dice kaitos, lo mejor que podemos hacer es aceptarlas.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...