jueves, noviembre 02, 2006

Metafísica de cotillón

Se siente bien esto de soñar mundos imposibles:
mudos,
invisibles,
y con sabor a menta.
El problema suena a las seis de la mañana,
porque sabés que falta bañarse y salir para el infierno,
digo,
el trabajo, que es lo mismo que el infierno de la sensibilidad.

5 comentarios:

mi otro yo dijo...

A ese posible mundo solo le sacaría el sabor a menta.

Niño Errante dijo...

¡No! ¡La menta no! Es lo que da frescura al asunto.
Cordialmente,
Yo.

mi otro yo dijo...

Pero no puede ser otro sabor????

Olimpia dijo...

Yo, al contrario, empezaría recién a soñar con ese mundo imposible a penas apague el artefacto ese que justamente está destinado a cortar el sueño,y así podría protegerme o desligarme(en cierta forma)de ese infierno, tan desdichado y tangible,y por lo menos experimentaría así una ruptura metafísica refrescante....

Niño Errante dijo...

su otredad: Bueno, pongále, sándia.
olímpica: me alegra que usted coma la misma marca de palmitos que yo, aparentemente vienen en mal estado.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...