jueves, julio 06, 2006

Librerías

Tomo un café en el barcito de la librería violeta, esclavizado por la bendita tarjeta, también violeta, que supuestamente me otorga libros gratuitos.

Al lado mío discute un grupete de comunistardos* atrevidos que soluciona el mundo desde sus lentes cuadrados y sus frases vacías. Pienso, porque a veces lo hago sin querer, en la cantidad de naves industriales que debieron visitar estos tipos para hablar con tanta autoridad sobre el proletariado oprimido.

Pienso, también, que los teóricos jamás meditan sobre el abismo que separa práctica de teoría.
Ya fue, uno de estos individuos empieza a recitar fracesitas sobre la revolución bolchevique.

Tiempo cumplido señores, lean y relean la historia del estalinismo y el partido, por favor se los pido. ¿Cómo pueden hablar del partido después de tantos errores y muertes? ¡Piensen en los que vendrán, recapaciten, cambien las formas, no sé! ¡Aprendan de los errores, carajo!

Todo es culpa mía. Metiéndome en la boca del lobo me morfé el discursete barato del comunistardo high college que se politiza como el no-va-más-de-lo-nuevo. Y todo por un libro gratuito y una tarjeta violeta.
Sí, lo sé, lo barato sale caro, viejo.


*comunistardo: comunista de cotillón que vive de rentas heredadas.

4 comentarios:

callecita dijo...

jojojo

Nala dijo...

En una libreria como esas, yo apuntaría a la sección sobre libros de magia y cosas ocultas.
Je. Para historia y sociología no nací... No hay caso.

chicaceleste dijo...

jajaa que descriptivo errante!
Tuve la imagen y todo
ah!

Niño Errante dijo...

callecita: jijiji!
nala: pero bar hay uno solo y debemos compartirlo sin prejuicios, ¿verdad?
bluegirl: me alegro que le haya llegado la imagen. Le aseguro que la indignación también fue tangible.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...