lunes, marzo 13, 2006

El ayer y la explosión.

Arranqué por fin en Radio Beat. Y como todo foking arranque me sucedió algo traumático, olvidé pasar las hojas del cuadernito donde tenía las notas. Por suerte me tiraron una soga y la agarré bien fuerte.
Ayer a la noche volví a casa un poco bajoneado, hablé con la enana y nos dormimos muy tarde.
A eso de las cuatro me desperté con un sabor amargo en la boca. Fui al baño, y ya no pude dormir.
Es lo de siempre, empiezo algo, pifio en la primera, y después estalla la creatividad. No sé si es una maldición o qué pero ocurre siempre. El primer día me acosan ideas que tengo que pasar al papel.
Dormí dos putas horas pero me siento bien.
Ayer explotó de nuevo en mi cabeza, se abrió esa becha extraña que se abre cada vez que me ocurre algo nuevo. Como una máquina de absorber experiencias: escucho, miro, pruebo y elimino, y después saco conclusiones.
Ayer saqué la primera: tengo que mejorar -y preguntar, y escuchar, y aprender- más, mucho más.
Eso sí, la base essssta, como diría el bambino.

6 comentarios:

julieta dijo...

ahhh la maldita adrenalina, que envidia.
Che, te gustó?

Guadalupe dijo...

Felicitaciones, deje de preocuparse. Nunca el primer día es el mejor. Y con la experiencia va la evolución.
Lo felicito, hombre.

Niño Errante dijo...

julieta: la verdad que me gustó. Lo de la adrenalina es ambiguo, ¿sabe? Pero a la final como que ta' güeno.
wachi: tiene razón. Y gracias.
Cordialmente,
Yo.

ice dijo...

La práctica hace la perfección. Pero la perfección es asintótica, lo bueno es intentar siempre acercarse un poquito más.

Pablo dijo...

a mi me pasa lo mismo...por ejemplo, si empiezo a escribir un cuento, cuando retomo al otro día es muuuy provable que lo que había escrito el dia anterior que eliminado.

Niño Errante dijo...

Ah, pero usted es un tipo exigente mesié.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...