jueves, agosto 25, 2005

Considerando el modo críptico.

Estimados:
Releí mis postulados (de posteos, de cosa tecnológica) y decidí no ser tan críptico y de paso reproduciré pensamientos ajenos. Siempre resulta enriquecedor leer en-el-talento de los consagrados. Alguien me preguntó, ¿por qué un blog? Bueno, la razón de mis mails era concisa: transmitir una idea, un código de pensamiento. Para mí era (y es) absolutamente claro pero quienes los recibían no opinaban igual. Enviar algo es imponerlo y la finalidad de los mails distaba bastante de la imposición, se buscaba compartir.
Un blog permite elegir, entrar y participar o mantenerse al margen.
Esa es mi respuesta.

"La Gestalt tiene, como otros seres, manos, cabeza, órganos, mente - dijo Janie -. Pero lo más humano es en ella, como en cualqueir otro ser, lo que ha aprendido... y merecido. Lo que nadie posee mientras es joven, lo que se obtiene (y sólo a veces) tras una larga búsqueda y gracias a una profunda convicción. Y lo que es, desde entonces, parte definitiva de uno mismo."
Theodore Sturgeon (Más que humano)

2 comentarios:

El Asiduo dijo...

Incluso para mi gusto eres muy Críptico y yo lo soy mucho a mi manera. Seguiré posteando mis comentarios, gusten o no (si no gustan podrán ser borrados tranquilamente después de todo).

Que librazo el de Sturgeon, que curiosa es la vida, pues yo vengo hablando de los Amigos Olvidados y quien me lo prestó es uno de ellos. No olvidado por mi, si no que el decidió olvidarme o incluso diría yo que prefirió perderme. Simplemente porque le dije unas cuantas verdades cuando sabía que ya no nos volveríamos a cruzar por un largo tiempo.

Los hombres no deberían dejar que la mujer que ama, o que cree que ama, le quite la libertad o la pierda por propia decisión. Sin libertad no somos nada, ni siquiera la mitad del hombre que ellas creyeron vislumbrar en nosotros.

Niño Errante dijo...

Cripticismo, ¿Se dirá así?
Los comentarios ayudan a crecer en el convencimiento de que esto sirve. Tal vez para que dfialogemos como hace mucho no lo hacemos. Quizá para mantener el contacto.
Lo ignoro.
Un libro como ése es... arte. No sé, últimamente escasean las palabras cuando leo algo que me gusta, que me llega. El organismo definitivo, la Gestalt, el concepto de evolucionar socialmente, actuando en comunidad. Y por último, la idea final: el Homo Gestalt no ayuda a la humanidad, no la dirige, ES la humanidad.
Sí, un librazo.

El hombre renuncia a muchas cosas durante su existencia. A veces evalúa que ciertas cuestiones pesan más que otras. A veces se equivoca.
La libertad es una sensación, a esta altura la veo de ese modo: Uno se siente libre y vive en consecuencia. Cortar las ataduras verdaderamente se me antoja muy difícil.
Pero no imposible. Algún día podremos, no sé. Todavía sobrevive la esperanza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...