martes, noviembre 27, 2007

Viajes complicantes

A mi vieja no le sienta bien Argentina. Tres veces volvió de las cenizas, perdió todo y lo volvió armar. La última vez tuvo que cruzar el mar, allá por el 2002, y levantar un nuevo sueño en las costas de Málaga.
Hace un año vino a visitarme y, a la vuelta, tuvo que bajar de emergencia en Cabo Verde. Para cuando llegó a su casa la aerolínea en la que viajó había quebrado.
Hace unos días volvió a visitarnos, por trámites y unos asuntillos medicinales: el jueves a la mañana fue al dentista y apareció siete horas después, sin recordar dónde había estado. Terminamos en el Hospital Fernández con un cuadro de Amnesia Global Transitoria.
Decididamente, a mi vieja no le conviene más la Argentina.

2 comentarios:

tomás dijo...

No se está perdiendo de nada. La Argentina es una madre celosa.

Niño Errante dijo...

Gran verdad la suya, che.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...