miércoles, marzo 21, 2007

Sueños II

Doy vueltas en una habitación cuadrada, sin puertas. Una luz me ilumina desde el techo; soy transparente.
Hay otros. Caminan agachados, susurrando en la oscuridad. Creo que rezan o, mejor dicho, suplican. Quieren salir. Le piden perdón a alguien que no alcanzo a ver.
Entonces el suelo desaparece y me devora el abismo. Caigo por mi garganta y me estrello contra una pared blanda y ondulante. Mis tripas me reciben con un gruñido. Me aplastan y me disuelven. A mi alrededor otros son aplastados y disueltos, y gritan conmigo.
Alguien dice:
-¡Allá, la luz!
Caigo otra vez, hacia una luminosidad platinada. Reboto contra algo duro y resbaladizo, de color azul, y termino en el agua. Lentamente vuelvo a la superficie y puedo respirar. Un olor inmundo me satura la nariz.
De algún lado me llega un sonido muy fuerte, como un trueno. El agua gira cada vez más rápido, y no puedo mantenerme a flote.
Entonces sólo veo oscuridad.

6 comentarios:

sibila dijo...

piense en la teoría de la caverna, niño errante. ha visto la luz. dos veces.
para usted no hay oscuridad.

Niño Errante dijo...

Se nota la diferencia pero la oscuridad será siempre negra, a pesar del brillo de las antorchas.
Cordialmente,
Yo.

sibila dijo...

los brillos son ficticios. la oscuridad es, a veces, demasiado real.

niñoespina dijo...

¿La oscuridad es siempre negra?
¿Ver la luz?
Disculpen, pero me rehuso a aceptar que los ojos sean los únicos vehículos capaces de distinguir luces y sombras.

Abrazo Rockero

sibila dijo...

ojos? quién habla de ojos? metaforice, niño espina. teoría de lo revelado. ladrones de fuego?

Niño Errante dijo...

¡puesía, nene, pueeeesiiiiiiaaaaa!
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...