viernes, octubre 12, 2007

dos-cero-diez

Escribo y escribo, no hay respiro para la creashión del que se cree artishta. De repente, me entran ganas de mandarme uno de miga. Ya vuelvo, che, la heladera todavía guarda unos secreto.

5 comentarios:

N. dijo...

Los escritores también comen, aunque algunos digan que la pasión invertida en un proyecto es, en la mayoría de los casos, inversamente proporcional a las necesidades físicas más básicas y elementales que surgen, justamente, en el momento mismo de su creación.

mi otro yo dijo...

Secretos ahora entiendo para que es la luz ja

J dijo...

la heladera y el baño siempre fueron (en mi caso) los lugares donde las ideas se presentan como mariposas y a veces sin reconocerlas las espantaba.

los bioy dijo...

a nosotr@s se nos presentan otras cosas en el baño; más que mariposas, son similares a elementos cilíndricos o amorfos con un terrible olor a muerto y a veces "achocleado"

saludos!

Niño Errante dijo...

n: ¿Se dio cuenta? Eso me ha convencido de que la pasión literaria es, ciertamente, autodestru'tiva.
su otredad: ¿qué luz? ¿hay luz? No sabía.
j: concuerdo, el baño es un lugar de reflexión e instrospección.
bioy's: lo suyo es de una finura... o un grosor... En realidad, desconozco.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...