martes, enero 02, 2007

Balance

Llega fin de año y uno, siempre, piensa en lo que le tocó vivir. Claro, suena un tanto descolgado hacer un balance ahora, cuando el 2006 ya se fue.
Sin embargo, es la época, ¿vio? Todo el mundo piensa en lo que se fue y, más que nada, en lo que nunca llegó.
Me han ocurrido muuuuchas cosas en este bendito/maldito año. Y debo admitir que, la verdad, el resultado es positivo.
Mi enamoramiento (¿no es divinamente cursi esto?) no aflojó ni un poquito. Nuestra convivencia se muestra sin rutina aunque, y siempre hay un aunque, debemos mejorar muchas cosas.
Cuatro años de pura fantasía llevamos con la enana.
Eso es decir mucho.
En lo laboral la cosa parece complicarse cuando, en realidad, se ha vuelto más que simple.
Y la cosa artística (una palabra demasiado grande para usarla así, libremente) mejora. Sigo estando tan lejos como siempre pero he recorrido mucho camino.
Dicho así, mi balance suena brevísimo, como si no me hubiese ocurrido nada en todo el año. Dejémoslo así, carajo, que para entrar en detalles tengo los bares y los cafés, o los jueves con amigos.
Esa presencia, tan íntima, es lo que rescato de este año ya perdido.

Para lo demás, existe el dinero.
¡Que los reyes les traigan regalitos!

2 comentarios:

niñoespina dijo...

Jueves que a mi no me invitaste.
Oighs

Niño Errante dijo...

¿Y quién vino y dijo llamarse vos?
¿Quién? ¿Eh? ¿Quién era, Dios mío?
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...