miércoles, diciembre 14, 2011

Violent sun (o fuego contra fuego)

Me vestí y salí pa'l trabajo, medio apurado.

En la esquina de casa doblé rápido y choqué a otro peatón. Era un chaval al que se le notaban ganas de puñetazos

Me putió. Le pedí disculpas. Me volvió a putiar.

Entonces le sonreí y seguí caminando.

-No te calentés, pibe -le dije sin detenerme-. Además, arrancar la mañana a trompicones es de giles o borrachos.

Él también sonrió, me hizo fakiu y se fue sin mirar atrás.

2 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Vaya manera de empezar el día.

Muá, muá.

Niño Errante dijo...

Tremendo! Decí que no arrancamos a los puñetazos.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...