viernes, octubre 30, 2009

Algunas mañanas se tornan confusas

Me tomé un taxi porque era tarde y hacía calor.
En algún punto del viaje al lavoro me acordé: Paralepípedo. Y ahora pienso, ¿cómo es que me río tanto de una clase de, qué, cuarto o quinto grado?

5 comentarios:

andreita dijo...

Es Paralelepípedo, Sr!

Y si, los recuerdos no tienen edad, parece ser que adentro de la cabecita tenemos una licuadora, que nos hace el coctel que mas nos guste justo en ese instante.

Un besito, con mucho calor :)

Angus dijo...

Me encanta leerte.

Martín dijo...

Oiga, Andreita, ¡no me corrija en mi propio blog que me guelvo logo! Terminada esta cagada a pedos, le diré que sí, que hizo calor y que los licuados mentales están buenos en tanto uno reconozca los saobres, ¿vio?
Angus, agradézcole sus respetos.
Cordialmente,
yo

andreita dijo...

Mo lo reto, soy profe, entiendame :)

muack!

Niño Errante dijo...

Está disculpada.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...