martes, julio 03, 2007

Feos cuestionamientos

Hace poco vi por segunda vez El jardinero fiel*. Mientras, me devoraba Los perros de Riga**. Dos visiones muy distintas de un mismo problema: la solidaridad potencial versus la solidaridad específica (la frase es mía, si quieren putear).
Los protagonistas se cuestionan, en algún punto de la trama, dónde está el límite del espíritu solidario, a qué responde y qué están dispuestos a sacrificar en su nombre.
Hay algo que me molesta hace un tiempo, y que se puede reducir con el siguiente postulado inmovilizante, más o menos extendido: si no podemos arreglar el mundo ¿para qué calentarnos con arreglar a unos pocos? Esa mínima diferencia no vale el esfuerzo.
Es un postulado que todos tomamos por cierto. El problema surge cuando se nos plantea, a través de un personaje o una obra, una situación determinada en la que debemos elegir.
¿Si pudiéramos hacer una diferencia con una sola persona, aunque no arreglemos el mundo, valdría la pena? ¿Qué estaríamos dispuestos a sacrificar?
Esa es una pregunta tan personal e incómoda como su respuesta.

*El jardinero fiel, un libro de John Le Carré.
**Los perros de Riga, un libro de Henning Mankell.

7 comentarios:

beat dijo...

Aca hay algo groso,
Mañana vuelvo y me explayo.


saludos

yo, matías dijo...

oh, oh... entré para decir lo mismo que dijo beat. así que, como dicho está, no voy a repetirlo. vuelvo más tarde... saludos.

Niño Errante dijo...

Ah, no viejo, incógnitas no.
Ansiosamente,
Yo.

Loca_Sola dijo...

puff.. claro, pero ud. pretende que en un comment nos explayemos sobre semejante postulado. ¿Yo sabe qué creo?, creo que los actos solidarios a uno le salen, y no se anda preguntando tanto. Los hace y listo, porque en definitiva no puede hacer otra cosa, no se lo presenta como una opción.Sea que el acto sea en beneficio de una persona o de la humanidad toda. ¿Se entendió?. Espero que si.

niñoespina dijo...

Desde el preciso instante en el que perdimos la verdadera necesidad y dimos lugar al interés, todo logro ha dejado de ser genuino.
Entonces, te pregunto, querido amigo: ¿Cómo podríamos, seres tan egocéntricos y egoístas, interesados y amibiciosos, perseguir una meta colectiva?
Da para largo.
Pero me explico.

niñoespina

niñoespina dijo...

Mi yo optimista, desde el fondo, te pide que no te rindas.
No creo en los golpes de suerte, si en la voluntad.
Asique, por algo debemos empezar. Incluso, contabilizando pequeños logros.

niñoespina

Niño Errante dijo...

loca: se entendió. Personalmente, soy bastante egocentrista en lo referente a la solidaridad, dolorosamente, hago las cosas porque espero cierto reconocimiento. No sé si del beneficiario o de la humanidad toda.
niño: no le entiendo. ¿Usted me piensa deprimido? No le es cierto, de a deveras se lo dicía.
Será sobredosis de Portishead tal vez.
Cordialmente,
Yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...